Regresen a la tierra

Publicado en 07/05/2013 | Por Cristóbal Villalobos | Artículos, Política

A pesar de los lamentos y de las soluciones magistrales, la crisis no trajo a España, mucho menos a Andalucía  y a Málaga, la cordura y la responsabilidad a la hora de gestionar los mermados recursos públicos. La política, como la vida misma, es cuestión de prioridades, algo que se suele repetir hasta la saciedad antes de las elecciones. Lástima que las prioridades de los gobernantes no coincidan con las de los ciudadanos, en la mayoría de las ocasiones.

Hace algo más de una semana se publicaron los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que como siempre arroja unos datos desastrosos. De los más de seis millones de parados que tenemos en nuestro país casi trescientos mil viven Málaga, lo que supone más de un 36 % de paro en nuestra provincia, que se sitúa diez puntos por encima de la media nacional. Vamos, que no necesitamos un jeque para estar en la “Champions League” del desempleo.

Este dato, aún peor si pensamos que Málaga, como se suele decir por estos lares, es la capital económica de Andalucía, debería sonrojar a nuestros políticos, de todas las instituciones y todos los partidos, pues tras décadas de Democracia, de ayudas europeas y de, incluso, épocas de bonanza económica, no hemos sido capaces de acabar, o al menos intentarlo, con las carencias estructurales que azotan de forma endémica nuestra región.

Así, como si no campara el hambre por todos los barrios de nuestra ciudad, como si  la economía sumergida y  la explotación  no reinasen en aquellos sectores en los que todavía  queda algo de trabajo, mientras los jóvenes se marchitan frente a una terrible falta de esperanzas y expectativas, nuestro políticos se enzarzan en estériles debates que sólo interesan a ellos mismos, y a sus acólitos, como el maldito tema del metro.

Ante la gravísima situación que vive Andalucía, y Málaga no es ni mucho menos la excepción, la sociedad civil ha sabido reaccionar, dentro de sus posibilidades, con diferentes iniciativas basadas en la solidaridad. Me vienen a la mente en estos momentos las enormes recogidas de alimentos puestas en marcha durante los últimos tiempos, con muchísimos jóvenes arrimando el hombre.

Por el contrario, nuestros políticos siguen en lo de siempre, en luchas partidistas que sólo nos llevan a perder un tiempo precioso y a malgastar unos recursos que serían necesarios para crear trabajo y riqueza en los lugares donde verdaderamente se necesitan.

Málaga Hoy, 7 de mayo de 2013

¿Te gusta este artículo?¡Compartelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *