Show me the money

Publicado en 28/04/2013 | Por Cristóbal Villalobos | Artículos, Política

Pastrana era, es, un tipo que salía a veces en los telediarios, sobre todo en Canal Sur o en la edición andaluza de TVE, y lanzaba alguna inteligible soflama contra el gobierno y la derecha con un rostro hierático que confundía al espectador. Una especie de robot sindicalista, con algún falló de programación, que decía defender a los trabajadores.

No parecía excesivamente inteligente, pues entre idea e idea, sacadas del manual ugetista, solían pasar unos segundos que en televisión resultan más que eternos. Pero las apariencias engañan, como se suele decir, así que el tipo resultó uno más de esos listos que abundan por el solar hispánico.

A Pastrana, como a tantos otros, se le vio en las ruedas de prensa, manifestaciones y concentraciones sindicales, lanzando dicterios contra el PP por la reforma laboral y los recortes. La coherencia era un término que desconocía el señor Pastrana, pues mientras usaba su verbo trepidante, léase la ironía, UGT-Andalucía, dirigida por el susodicho, ponía en marcha un ERE y un ERTE que afectaba a unos 159 trabajadores del sindicato en la comunidad autónoma andaluza.

Despedir a trabajadores es siempre un hecho luctuoso, supongo que de mayor forma en el caso de un sindicato, cuya supuesta misión es la defensa de los trabajadores, por eso el día de la trágica decisión el máximo responsable del sindicato en Andalucía se hartaba de marisco en un restaurante sudafricano para ahogar la pena, suponemos. La factura, sufragada con la Visa Oro del sindicato, o sea con dinero de todos, ascendió a más de ochocientos euros. Mientras, asistía a un congreso internacional con los gastos pagados y se alojaba en un Hilton, cinco estrellas, en actitud proletaria y solidaria con los que más sufren y que sin duda fue provechosa para el bienestar de los trabajadores españoles, vuelva, por favor, a leerse la ironía.

Como todo acaba sabiéndose, el juicio por los despidos ha acabado por destapar algunos de los gastos del sindicato en Andalucía, multiplíquenlos por el resto de España, obteniéndose cifras que serían escandalosas si no fuera porque uno está habituado al robo sistemático del dinero público. De enero a noviembre de 2010, por ejemplo, el gasto de las tarjetas de crédito de los líderes sindicales andaluces se elevó a unos 423.000 euros, dinero suficiente como para sacar del desempleo a muchos andaluces, o al menos para no echarlos a la calle mientras se come marisco.

Málaga Hoy, 23 de abril de 2013

¿Te gusta este artículo?¡Compartelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *