¡Viva “La Pepa”!

Publicado en 19/03/2012 | Por Cristóbal Villalobos | Otros

Llega el 19 de marzo, una fecha que se ha caracterizado más, en los últimos años, por celebraciones consumistas en el Corte Inglés que por  conmemoraciones histórico-políticas. Pero este año es diferente. Como muchos ya sabréis, pues para eso ya han estado una temporada dándonos la tabarra, se cumple el segundo centenario de nuestra primera constitución: “La Pepa”.
No hace falta recordar que el día 19 de marzo de 1812, festividad de San José, de ahí el cariñoso, o no tanto, apelativo, se aprobó en Cádiz nuestra primera carta magna. Aquel grito está hoy más que presente, pero no como el recuerdo del trozo de papel que nos sacó de la negritud de la decadencia imperial española, de aquel papel que nos dio, por vez primera, la categoría de ciudadanos sobre cuyas voluntades descansaba la soberanía nacional, sino como una celebración cateta de esas a las que somos tan aficionados. Como una definición cañí de los que hoy es nuestro país: un “Viva La Pepa” constante.
Más que la conmemoración de una fecha crucial en nuestra Historia, un pequeño haz de luz de progreso en nuestras etapas más oscuras, parece que recordamos la fundación de una feria o de una procesión más,  como las que proliferan últimamente en las calles de nuestra ciudad.
Y es que a nuestra clase política, de ínfimo nivel cultural e intelectual, les vale con celebrar conmemoraciones en la que los protagonistas sean unos señores disfrazados de carnaval. A nuestros políticos les sobra con las fotos y, además, les falta la capacidad para hacer cosas con un mínimo de rigor.
O quizás no interese. Quizás no interese recordar que en la Constitución de 1812 se estableció en España por primera vez la división de poderes, tan deficiente actualmente que, quizás, ruborizaría a algunos de los padres constituyentes que esperarían, doscientos años después, que la Libertad y la Democracia estuviese más consolidada que en la actualidad.
La Constitución de 1812 fue un intento, en apariencia frustrado tras la vuelta de Fernando VII, de salir del ya tan manido atraso finisecular español. Un intento que fue germinando poco a poco en el corazón de muchos españoles y que fue resucitando de forma esporádica a lo largo de los últimos dos siglos hasta llegar a la Democracia actual. Pero carecemos de una verdadera conciencia y cultura democrática, cosa que podemos comprobar de forma diaria en los telediarios.
Por ello debemos, más que nunca, recuperar el espíritu de la Constitución de 1812 para gritar, por fin, y con conocimiento de causa, ¡Viva “La Pepa”! Para pedir una nueva España, como pedían en Cádiz hace ahora doscientos años.

Málaga Hoy, 18 de marzo de 2012

¿Te gusta este artículo?¡Compartelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *